Editor: Jorge Lizardi Pollock

Publicado: 2012

Entre el 1928 y el 1978, los llamados “superbloques”, “superquadras”, “unidades habitacionales” o “caseríos” fueron celebradas como instrumentos del progreso pues atendían la necesidad de hogares de los sectores empobrecidos por la modernidad. Hoy en día, estos complejos no sólo comprometen el entramado urbano, a menudo sus comunidades se han convertido en guetos y sus significados irradian hacia todo lo que implique construcción de “vivienda social”. Para unos, este es el resultado de la ruina del Estado y sus políticas habitacionales; para otros, lo que ha fracasado es el tesis que asignaba a la arquitectura responsabilidades sociales que no podía satisfacer. Esta colección de ensayos aborda los resultados ambivalentes de esos inmensos laboratorios humanos. Los ensayos destacan las diferencias entre países y contextos.